Tarjeta prepago: una tarjeta prepago o recargable es una tarjeta de débito conocida como “con autorización sistemática”. Se caracteriza por la imposibilidad de sobregirar y requiere el monto de pago de su saldo para proceder con la aceptación. Utilizable como cualquier tarjeta bancaria en puntos físicos, en línea o en cajeros automáticos, permite pagos sin contacto y retiros de efectivo. Las ventajas son considerables tanto en términos de seguridad de pago como en términos de normativa ya que no permite ningún crédito. Hoy en día, muchas industrias están utilizando este tipo de soporte para ofrecer nuevos servicios a sus usuarios.